Del béisbol

Un cuaderno en blanco

Era pasada la medianoche en el estadio Kalmaos, cuando los equipos A y B de Casiwolf, llegaron empatados a cero carreras en la décima entrada. Aún no se jugaba con la regla del “timebreak”. Los del equipo A batearon de uno, dos y tres en un dos por tres. En home estaba el primer bateador de la entrada por el equipo B, que después de dos strikes recibió un pelotazo y se fue a la primera base. Dos ponches parecían ser el ultimátum del inning, pero el equipo A regaló otro pelotazo y permitieron un infield-hit, para llenar las bases y provocar infartos, el consumo cruel de las uñas y heridas sangrantes en la piel de los espectadores. En esta situación llegó el cuarto bate a la ofensiva que después de dos bolas, batió de foul para las afueras del recinto. Todos los presentes en el estadio se pusieron de…

Ver la entrada original 39 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: