PROMESAS

Gabriel Barrella Rosa

Asumir un compromiso, cumplirlo, no cumplirlo, intentarlo, decirlo por decir. Todas estas opciones son posibles cuando uno expresa un deseo, real o imaginario y lo plasma en una promesa. A lo largo de la historia de las letras, la poesía fue recogiendo muchas promesas que, por la magia propia de los poemas, muestran la voluntad previa y no tanto la secuencia de su cumplimiento o su abandono.

Mi poemario “Soy el silencio” no está ajeno a esto y, en su poema XXII, le dedica unos versos a ellas.

Las promesas que el viento en murmullo
en mi nudo jardín esparció,
de las flores abriendo el capullo
y aquel fruto que nunca nació.

En la sombra del campo al poniente,
transitando entre silbos y cantos,
va esa voz, que me invita oferente,
a verter esperanza en mis llantos.

Y al surgir a la vida nocturna
los silencios que a gritos estallan,

Ver la entrada original 442 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: